MRI SHIELD

Una resonancia magnética es un examen o prueba médica que utiliza imanes y ondas de radio para obtener imágenes del interior del cuerpo.
La principal diferencia con respecto a las radiografías tradicionales es que no emplea radiación – también conocidos como rayos X.
Durante una misma sesión de resonancia magnética (RM O MRI) se podrán obtener hasta cientos imágenes – almacenadas en ordenadores para el examen de un profesional sanitario.

MRI SHIELD

  • Blindaje robusto y sólido para evitar artefactos MRI en la imagen.
  • Visibilidad perfecta de las bombas desde una larga distancia.
  • Varios tamaños de blindajes MRI.
  • Incluye una base de carga arcomed para una cómoda manipulación de las bombas.
  • Sin necesidad de mantenimiento.
  • Sólido y robusto escudo que evita interferencias en el monitor durante una resonancia magnética.

MRI SHIELD

Más sobre las resonancias magnéticas

¿Cómo se consiguen imágenes de calidad en las resonancias magnéticas?

Normalmente, el paciente deberá vestir una bata de hospital para la realización de la prueba. Deberá quitarse cualquier prenda con broches o cremalleras metálicas (pantalones, chaquetas, etc.) Además, también podrán requerir al paciente que se quite las joyas u otros artículos metálicos – ya que los metales pueden provocar que las imágenes salgan borrosas.
El paciente estará acostado en un camilla, que se irá deslizando dentro del equipo de resonancia (MRI Shield UniQue).
Dependiendo de la zona de la que queramos obtener imágenes, se suelen colocar unos dispositivos – llamados espirales – alrededor de la cabeza, brazo o piernas. Las espirales nos ayudan con la recepción correcta de las ondas de radio – mejorando la calidad de la imagen.
Otra técnica para conseguir mejorar la calidad de la imágenes es el uso de contraste. Esto se consigue gracias a un tinte especial, administrado por vía intravenosa (normalmente en el antebrazo o en la mano). Este tinte permite al personal sanitario observar y analizar el cuerpo de forma más clara.

Consejos para pacientes

Las resonancias magnéticas no son dolorosas, por lo que el paciente solo tendrá que mantenerse estable durante el período de la prueba.
La prueba suele durante entre 30 y 60 minutos – aunque depende de las imágenes que sean necesarias (ya que puede alargarse más en el tiempo).
El paciente está constantemente vigilado por el personal sanitario. Además, los intercomunicadores entre la sala de resonancias y la sala del personal sanitario harán que el paciente pueda expresar sus sensaciones en todo momento.
Por último, las resonancias magnéticas no requieren de tiempo de recuperación: al salir de la prueba el paciente podrá reanudar su vida normal.

Comunicación bidireccional Arcomed

Contacte con nosotros

 

O prefieres dejarnos tus datos:

Envíenos un mensaje para pedir presupuestos o solventar dudas.









He leído y acepto la política de privacidad

Se ha enviado con éxito. En breves nos pondremos en contacto contigo

Comunicación bidireccional Arcomed

Contact us

 

Or you prefer to leave us your contact:

Send us a message to request quotes or resolve doubts.









I have read and accept the privacy policy

It has been successfully sent. We will contact you soon.