La reducción de costes en un hospital es una carrera a largo plazo en la que todos los departamentos están involucrados. La calidad de la atención que se le presta al paciente, la disponibilidad de nuevos fármacos y tratamientos, la presión asistencial en urgencias y la incorporación de nuevas tecnologías en diagnóstico y tratamientos son factores que tienden a incrementar sustancialmente los costes, tanto en medicación y tecnología como en costes de personal y mantenimiento.

Pero los recursos son limitados, por lo que los hospitales tienen que encontrar soluciones coste-efectivas para solventar este desafío, que afecta a todos los hospitales, independientemente de su ubicación y titularidad.

¿Puede la tecnología de vanguardia ayudar a reducir costes al tiempo que mejora las prestaciones y la seguridad de los pacientes? En arcomed llevamos muchos años trabajando codo con codo con los profesionales hospitalarios, y hemos desarrollado soluciones en esta línea dentro del campo de la tecnología de infusión.

Hitos tecnológicos de arcomed que ayudan a equilibrar los costes

Estandarización:

Uno de los grandes problemas que los hospitales tienen que afrontar cuando hablamos de bombas de infusión es la dispersión tecnológica. En un hospital conviven, habitualmente, bombas de infusión de distintos fabricantes, con distintas prestaciones y tecnologías, algunas muy simples para usos básicos y otras muy complejas para usos específicos (quirófano, UCI, sala de partos, neonatal, nutrición enteral, terapia intravenosa, IRM…). Todo esto significa diferentes menús, interfaces, funcionalidades… factores que obligan al hospital a disponer de un parque de bombas mayor del necesario para atender picos de demanda.

La estandarización permite reducir significativamente los distintos modelos de bombas de infusión a sólo 3: volumétricas, de jeringa y de nutrición enteral. En lugar de ser el hospital quien tenga que adaptarse a las características de cada bomba, las bombas de infusión arcomed se adaptan a los usos más exigentes requeridos en las distintas áreas del hospital.

Esto es algo que otras industrias ya utilizan hace tiempo. Por ejemplo, las aerolíneas suelen utilizar modelos de avión del mismo fabricante, ya que tanto el mantenimiento como la formación de los pilotos y técnicos es más sencilla, además de obtener beneficios adicionales derivados de economías de escala (a mayor tamaño del pedido, mayor posibilidad de negociar los precios).

Todo-en-uno

Para que la estandarización sea una realidad en los hospitales, las bombas de infusión arcomed siguen el concepto Todo-en-uno: Una misma bomba puede reconfigurarse de forma muy sencilla o incluso de manera automatizada para adaptarse a distintos usos en diferentes áreas del hospital. Esto implica que la formación del personal que debe manejarlas es más simple (algo que aún se facilita más gracias a una interfaz intuitiva basada en iconos). Gracias a esto, el mismo modelo de bomba puede ser utilizado en hospitalización, UCI, quirófano, reanimación, etc, y la bomba cambiará automáticamente su configuración en la forma en la que el usuario espere (tipos de jeringa, bibliotecas de medicamentos, límites de oclusión, alarmas, configuración por defecto, accesos directos…) llegando incluso a las aplicaciones más complejas como distintos tipos de modelos farmacocinéticos para TCI/TIVA o modos PCA.

Pantalla táctil en color e interfaz basada en iconos

Las bombas de infusión arcomed Chroma se manejan desde una pantalla táctil de gran tamaño, alta visibilidad y en color. Además, pueden utilizarse con guantes quirúrgicos, incluso si están húmedos.

La sencillez en el manejo es uno de los principios fundamentales que valoramos a la hora de diseñar nuestras bombas. Ahorrar tiempo en el manejo e inicio de la infusión, además de ser crítico en algunas áreas del hospital como UCI o quirófano, también es un ahorro de costes.

Por otra parte, esa misma sencillez de manejo permite que el tiempo de aprendizaje sea menor. La estandarización también ayuda a reducir estos tiempos, ya que no es necesario que el personal aprenda a manejar muchos modelos diferentes de bombas, lo que revierte en mayor eficacia y menor posibilidad de errores.

Menos bombas para el mismo trabajo

Veamos un ejemplo real: Un hospital medio en condiciones normales requiere de un parque de 220 bombas, de 3 fabricantes diferentes ( lo que supone un total de 15 modelos distintos) para cubrir todas sus necesidades.

Con las bombas de la serie Chroma de arcomed, y gracias a la filosofía Todo-en-uno, podemos asegurar el mismo nivel de disponibilidad con tan sólo 165 bombas de sólo dos tipos (volumétricas y de jeringa). Esto conlleva una notable reducción de costes de mantenimiento, del espacio necesario para el almacenaje de las bombas y sus consumibles, una mucha mayor agilidad a la hora de mover bombas de un área del hospital a otra según las necesidades y un importante ahorro gracias a la economía de escala (ya que todos los consumibles pueden ser pedidos a un solo fabricante, lo que implica mayores volúmenes). Se trata, por tanto, de una inversión que empieza a generar ahorro de costes desde el primer día.

En arcomed trabajamos en equipo con los profesionales clínicos de cada hospital para satisfacer tanto sus necesidades como las de sus pacientes, con las máximas garantías de calidad, seguridad y fiabilidad. No en vano somos la empresa líder a nivel internacional en tecnología de infusión.