La asistencia sanitaria, sobre todo a nivel hospitalario, ha cambiado mucho en los últimos 30-40 años, hasta el punto de que un hospital moderno poco tiene que ver con los hospitales del siglo XX. El descubrimiento de nuevos fármacos, las nuevas técnicas quirúrgicas y la implantación de tecnología avanzada permiten a un hospital de hoy salvar más vidas, atender mejor y más rápido a los pacientes y mejorar las tasas de supervivencia y curación de múltiples patologías que hasta no hace mucho carecían de tratamientos eficaces.

Las autoridades sanitarias en cualquier país del mundo han tenido que desarrollar modelos de coste-eficiencia para contener un gasto que no deja de crecer, sobre todo en los países más desarrollados, por factores como el envejecimiento de la población (paradójicamente, la mejora en la asistencia sanitaria permite a las personas prolongar su esperanza de vida, lo que incrementa los costes), el aumento de casos de determinadas patologías con tratamientos muy costosos,  como el cáncer, y la aparición de nuevas enfermedades infecciosas que antes se circunscribían a entornos locales y que hoy, debido a la mayor movilidad de la población, pueden fácilmente convertirse en pandemias, como fue el caso del VIH y  está sucediendo con otros virus hasta ahora restringidos a países tropicales. Todo esto sin contar la creciente amenaza de las bacterias multirresistentes a los antibióticos, uno de los grandes desafíos de la medicina moderna según la propia Organización Mundial de la Salud.

Atender a más personas, con más calidad y con más eficiencia es la clave

Además de los avances en biomedicina, a nivel hospitalario se plantea un difícil equilibrio para los gestores sanitarios. El binomio “más pacientes+más calidad” sólo puede resolverse incrementando la eficiencia, y en eso la tecnología tiene mucho que aportar.

En arcomed, como líderes en tecnologías de infusión, un aspecto clave en la asistencia sanitaria a nivel hospitalario de los pacientes, hemos desarrollado un modelo denominado Sistema de Unificación de Bombas (Pump Pooling System – PPS) que ayuda a los hospitales a resolver la ecuación. Gracias al All-in-OneCONCEPT™ distintos departamentos del hospital pueden utilizar el mismo modelo de bomba de infusión, fácilmente reconfigurable para cada necesidad. Esto permite reducir el parque de bombas del hospital (por poner un ejemplo, un hospital con 165 bombas de este tipo puede hacer lo mismo que uno con 220 de distintos fabricantes), lo que redunda en importantes economías de escala: un solo proveedor, unificación de repuestos y materiales fungibles, menores costes de mantenimiento, tiempos de aprendizaje más cortos y menor número de unidades de reserva para atender picos de demanda.

Trabajar con los profesionales sanitarios que viven el día a día es la única forma, para empresas como la nuestra, de desarrollar tecnologías que, al tiempo que permiten al personal centrarse más en el paciente, incrementan la seguridad de éste al reducir el riesgo de errores en la medicación.

Estamos convencidos de que la tecnología aportará muchos más beneficios en un futuro cercano a la asistencia sanitaria a a nivel mundial. Tecnología accesible, que simplifique el trabajo del personal sanitario y al mismo tiempo mejore la calidad y seguridad de la atención al paciente. En arcomed llevamos muchos años recorriendo este camino, y el futuro no ha hecho más que empezar.