Cualquier tratamiento farmacológico, desde los de enfermedades graves hasta los más banales, tiene potenciales efectos adversos. La literatura médica incluye entre los efectos adversos evitables aquellos derivados de los errores de medicación, mientras que considera “inevitables” a los efectos adversos derivados de la propia naturaleza del fármaco administrado (que a su vez pueden ser muy frecuentes, frecuentes, poco frecuentes, raros, etc.).

En este artículo vamos a hablar de los efectos adversos que pueden evitarse, es decir, de los derivados de errores de medicación.

Tipos de errores de medicación

En el momento en el que un médico prescribe un fármaco a un paciente ingresado en un hospital, se pone en marcha una cadena de acontecimientos que afectan a distintas áreas del hospital y que involucra a muchas personas distintas. Partamos de la base de que la medicina no es una ciencia exacta y por tanto hay un porcentaje de error humano. Esta cadena responde, generalmente, a un esquema como el siguiente:

A la vista del gráfico, podemos establecer una clasificación de los errores de medicación según donde tengan su origen:

  • Diagnóstico incorrecto: El juicio clínico del médico le lleva a no diagnosticar la enfermedad que el paciente realmente tiene. Hay que tener en cuenta que muchas enfermedades son extremadamente complejas de diagnosticar ya que presentan sintomatologías inespecíficas. Históricamente podemos citar el ejemplo de la sífilis, que ha sido llamada “la gran imitadora” porque sus síntomas pueden corresponderse con múltiples patologías.
  • Prescripción incorrecta: Aunque se realice correctamente el diagnóstico, el médico puede equivocarse a la hora de prescribir el fármaco que corresponde.
  • Introducción incorrecta de la prescripción en el sistema. La orden del médico puede ser confundida con otra a la hora de su introducción en el sistema. Los modernos sistemas de prescripción electrónica de los hospitales están específicamente diseñados para minimizar esta posibilidad.
  • Preparación o etiquetado incorrectos. En la farmacia hospitalaria pueden darse errores a la hora de preparar el fármaco o etiquetarlo. Al igual que el punto anterior, los protocolos de preparación y etiquetado (generalmente mediante el uso de código y barras y, cada vez más, mediante la identificación de fármacos por colores, especialmente si se dispensan en jeringas precargadas) se actualizan de forma continua para reducir al mínimo este tipo de errores de medicación.
  • Administración incorrecta. Aunque el fármaco esté correctamente identificado y etiquetado con el nombre o código del paciente al que corresponde, el personal de enfermería (generalmente encargado de esta tarea) puede confundirse de paciente, o bien administrar el fármaco de forma incorrecta, ya sea por la vía de administración, dosificación, o momento de la administración.

Estrategias para la reducción de errores de medicación en terapia de infusión intravenosa

Contar con una bomba de infusión tecnológicamente avanzada es una medida de seguridad adicional que ayuda a la reducción de errores de medicación a la hora de su administración intravenosa. Bombas como la serie Chroma de arcomed, que cuentan con pantalla táctil en color de alto contraste, permiten implementar en la propia bomba sistemas como el DERS (Drug Error Reduction System) que ayuda al personal clínico a evitar errores:

  • Las bibliotecas de fármacos pueden ser configuradas con límites “blandos” y “duros” de dosificación, para evitar la administración de dosis incorrectas por error.
  • La pantalla en color puede mostrar la codificación de colores para cada fármaco, de tal manera que es fácil, de un sencillo vistazo, reconocer si el fármaco es el correcto.
  • La pantalla muestra la vía de dosificación (un error común es administrar medicación intravenosa por vía epidural o viceversa).
  • Mediante el sistema UniQueConcept, un lector de código de barras incorporado en la base de las bombas de infusión puede leer el código de barras correspondiente al etiquetado del fármaco y confirmar así que ese es el fármaco correcto para el paciente correcto.

La utilización de bombas de infusión intravenosa inteligentes o ‘smart pumps’ puede ser de gran ayuda, pero debe integrarse dentro de un protocolo general de reducción de errores que involucre a todos los departamentos y personas implicadas en el proceso. Las guías clínicas recomiendan el uso de ‘checklists’ que deben cumplirse a rajatabla.

arcomed, como líder en tecnología de infusión intravenosa, está firmemente comprometida con la reducción de errores de medicación. Trabajamos constantemente formando equipo con los profesionales clínicos para proporcionar una herramienta de uso sencillo, intuitivo y eficaz para colaborar en que el paciente disfrute de la máxima seguridad en su estancia en el hospital.