Los fármacos inotrópicos tienen un efecto inmediato sobre la contractilidad cardíaca y los vasos sanguíneos periféricos. Se trata, por tanto, de fármacos vasoactivos. Algunos son vasoconstrictores, como la noradrenalina, otros son vasodilatadores, como la dobutamina, y otros pueden tener uno u otro efecto dependiendo de la dosis (por ejemplo, la dopamina o la adrenalina).

Los inotrópicos son fármacos de uso común en la UCI de cualquier hospital, dadas sus indicaciones en situaciones de alto riesgo vital, como el shock cardiogénico, el shock séptico, el embolismo pulmonar… En este tipo de casos, como en casi todos los que se presentan en la UCI, el tiempo de reacción de los profesionales sanitarios es un factor clave para salvar muchas vidas.

Por lo general, los fármacos inotrópicos se administran mediante infusión intravenosa, utilizando para ello una bomba de infusión. Dado que se trata de pacientes polimedicados en muchos casos, es común utilizar varias bombas funcionando al mismo tiempo.

Ventajas de las bombas arcomed en la infusión de fármacos inotrópicos

Habitualmente se utilizan bombas de jeringa para la infusión de fármacos inotrópicos, dado que ofrecen un mayor grado de precisión en la infusión en comparación con las bombas volumétricas, más comúnmente utilizadas para infundir fluidos. En el entorno de UCI, sobre todo en manejo de situaciones críticas, la infusión no puede detenerse para cambiar la jeringa una vez que ésta se acaba, aunque el tiempo que se requiera para dicho cambio sea muy corto (apenas 20 segundos). En estos casos se suele utilizar el sistema de doble bomba: Se conecta al paciente una segunda bomba con una jeringa cargada y se espera a iniciar manualmente la infusión justo en el momento que la primera bomba emite el aviso de jeringa vacía. De este modo se solapan manualmente ambas infusiones para que no haya interrupciones en la administración del fármaco.

Las bombas de infusión de la serie Chroma de arcomed, tanto volumétricas como de jeringa, disponen de puertos de infrarrojos que permiten la comunicación inalámbrica entre bombas. Además de poder transmitir datos del paciente o parámetros de infusión de una a otra, esta característica permite a las bombas arcomed disponer del modo “Piggy Bag”, posibilitando que dos bombas se sincronicen para que una tome el relevo automáticamente de la otra cuando se agota la jeringa. Además, es posible configurar un determinado solapamiento de ambas bombas, de tal modo que durante ese periodo ambas bombas estarían infundiendo a la vez, duplicando el flujo pero garantizando que en ningún momento se interrumpe la infusión efectiva del fármaco en el caudal sanguíneo.

De otro lado, el cálculo del flujo de infusión de fármacos inotrópicos puede llegar a resultar complejo, especialmente en UCI pediátrica. En este sentido, disponer de bibliotecas de fármacos personalizadas según las necesidades del hospital con límites máximos y mínimos en la dosis administrada, tal y como sucede con las bombas arcomed, es una ayuda importante a la hora de prevenir errores de medicación y proporcionar mayor seguridad al paciente y al profesional. Si a esto unimos el inicio rápido de la infusión, la pantalla táctil en color de alto contraste y la versatilidad y tecnología que incorporan, las bombas de la serie Chroma de arcomed son un aliado fundamental en el cuidado de los pacientes ingresados en UCI.