Los fármacos citostáticos constituyen la piedra angular del tratamiento de quimioterapia en la inmensa mayoría de pacientes oncológicos. Estos tratamientos se estructuran en ciclos de quimioterapia en los que usualmente se combinan distintos fármacos, en función del tipo de cáncer del que se trate y del estadio del mismo.

Existe una amplia variedad de fármacos citostáticos que actúan sobre diferentes mecanismos celulares, bien impidiendo la replicación, induciendo la apoptosis (muerte celular programada) o utilizando otros mecanismos de acción. Se trata, por lo general, de fármacos que poseen un elevado grado de toxicidad y que aprovechan que las células tumorales se replican de forma acelerada para actuar sobre ellas, aunque también, en muchos casos, actúan sobre las células normales del organismo si éstas se hallan en fase de división, de ahí que algunos de los efectos más visibles de la quimioterapia estén relacionados con el cabello, la piel y las uñas, ya que se trata de zonas del cuerpo donde la replicación celular es muy activa.

La seguridad, aspecto clave en el manejo de citostáticos

Precisamente la elevada toxicidad de este tipo de fármacos hace que su manejo, tanto en su preparación en el área de farmacia hospitalaria como en el momento de su administración al paciente, requiera extremar las precauciones. Los hospitales con áreas de oncología cuentan con unidades específicas para la preparación de este tipo de fármacos, en las que deben seguirse estrictos protocolos de seguridad para proteger al personal que los maneja y evitar cualquier tipo de contaminación (presión negativa, sistemas especiales de filtros de aire, manejo en campanas de flujo laminar y con equipos de protección personal, etc). Estas precauciones en el manejo se extienden al personal de enfermería que administra los fármacos citostáticos al paciente, habitualmente mediante el uso de una bomba de infusión.

La protección del propio paciente ante posibles errores hace que las bombas de infusión inteligentes, como la serie Chroma de arcomed, cobren un papel muy relevante. La comodidad de disponer de bibliotecas de fármacos con límites que previenen la administración en dosis erróneas se convierte en un elemento adicional de seguridad, al igual que la codificación de fármacos por colores, posible gracias a la pantalla táctil de alto contraste y en color.

Además de prevenir los posibles errores en la medicación, que pueden tener consecuencias muy graves dada la naturaleza de los fármacos a los que nos referimos, el personal de enfermería debe estar entrenado para controlar en todo momento el riesgo de extravasación, dada la naturaleza irritante o incluso vesicante de muchos de estos fármacos.

Requerimientos especiales en la infusión de algunos fármacos citostáticos

Un importante número de fármacos citostáticos presentan características que requieren de material específico para su correcta administración. Por ejemplo, muchos de ellos son incompatibles con determinados tipos de plásticos o no pueden ser expuestos a la luz. La gama de material fungible de arcomed incluye jeringas, líneas y accesorios de infusión diseñados específicamente para este tipo de aplicaciones. Nuestro catálogo dispone de una amplia variedad de fungibles para oncología, con versiones opacas a la luz o fabricadas con materiales compatibles con los distintos tipos de citostáticos. Consulte nuestro catálogo y no dude en ponerse en contacto con nosotros si desea más información sobre aplicaciones específicas.