Si tuviéramos que escoger los lugares de un hospital donde la tecnología médica más avanzada juega un papel más determinante, éstos serían sin duda el área quirúrgica y la UCI. La tecnología de infusión intravenosa en UCI es una parte fundamental de esta especialización tecnológica.

La atención en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital es un factor clave la hora de evaluar la calidad asistencial que un hospital ofrece. Por ello, en los hospitales más importantes ya no hay una sola UCI, sino que ésta se ha subdividido en diferentes áreas especializadas: pacientes críticos, UCI coronaria, UCI pediátrica, área de neonatología o UCI general son algunos ejemplos, dependiendo del hospital. A estas unidades hay que sumar la de cuidados postoperatorios o «unidades de reanimación».

En hospitales pequeños y medianos es más frecuente encontrar una UCI polivalente, a la que pueden sumarse algunas de las áreas mencionadas si la demanda lo justifica (por ejemplo, UCI general + UCI pediátrica).

Una UCI moderna requiere de una gran cantidad de recursos, tanto humanos como tecnológicos, para garantizar que el paciente en estado grave o crítico está adecuadamente monitorizado y estabilizado, por lo que cuentan con los equipos y materiales necesarios para hacer frente a cualquier necesidad urgente, además de un equipo humano de médicos y personal de enfermería especializados en cuidados intensivos para solucionar cualquier situación crítica que se presente, algo que no es raro dada la naturaleza de los pacientes ingresados en estas unidades.

Infusión intravenosa en UCI: Máxima exigencia para las bombas de infusión.

Las bombas de infusión Chroma de arcomed pueden desarrollar todo su potencial en una UCI, ya que han sido diseñadas teniendo en cuenta el elevado grado de exigencia de estas unidades. Sus características en cuanto a sencillez de manejo, inicio rápido de infusión, comunicación inalámbrica entre bombas, conexión al sistema PDMS del hospital y rápido acceso a bibliotecas de fármacos, suponen una ventaja real para el hospital, además de contribuir a ahorrar tiempos que pueden ser muy valiosos cuando hay vidas en juego y la carga de trabajo (y el consiguiente estrés del personal clínico) es elevada.

Una característica destacable de las bombas de infusión arcomed Chroma cuando se están usando en UCI es el modo relevo entre bombas. Es frecuente que los pacientes críticos estén recibiendo medicación intravenosa que no puede ser interrumpida en ningún momento ya que podría tener graves consecuencias en su estado, como fármacos vasodilatadores o inotrópicos. El modo relevo permite que dos bombas con la misma medicación se comuniquen entre ellas de tal modo que cuando la medicación de la primera bomba se está agotando, la segunda tome automáticamente el relevo. Esto permite la administración ininterrumpida de medicación al tiempo que proporciona tiempo al personal sanitario para recargar la bomba cuya medicación se ha agotado sin someterles a un estrés innecesario por la premura de tiempo.

Otro aspecto importante es la prevención de los errores en la medicación, que en pacientes ingresados en UCI debe ser aún más estricta. En este sentido, las librerías de fármacos personalizables, que impiden la administración de dosis fuera de los rangos previamente establecidos, así como la codificación de fármacos por colores de acuerdo con los estándares internacionales, aportan un plus de tranquilidad tanto al personal clínico como a los propios pacientes.

Además, cuando el paciente abandona la UCI para ir a quirófano o ser ingresado en planta, no es necesario cambiar la bomba de infusión. Ésta puede acompañarle y adaptarse al perfil clínico de cada área con un simple toque en su pantalla táctil, con el consiguiente ahorro en fungibles y tiempos.

Una vez más, el liderazgo tecnológico de arcomed en materia de infusión intravenosa se pone al servicio de los profesionales médicos y de la seguridad del paciente, con más intensidad si cabe en áreas como la UCI.