El trabajo del personal de enfermería en un hospital está sometido a importantes dosis de estrés. Aunque la atención a los pacientes hospitalizados en las diferentes unidades tiene características diferentes en cada una de ellas, todas comparten la necesidad de una buena organización que permita que los flujos de trabajo funcionen con normalidad y sin «cuellos de botella».

Obviamente, el equipamiento tecnológico que se utiliza con los pacientes debe estar diseñado teniendo en cuenta estas necesidades. El tiempo es oro en un hospital, los recursos son limitados y las necesidades de atención de los pacientes, muchas y variadas.

España se caracteriza por tener un personal de enfermería que se cuenta entre los mejores formados del mundo. Esto implica que procedimientos que en otros países se realizan exclusivamente por médicos, aquí pueden ser realizados por enfermeras o enfermeros, lo cual incrementa de forma significativa la carga de trabajo.

Con todas estas circunstancias, una bomba de infusión intravenosa debe ser un dispositivo diseñado para facilitar el trabajo y no al revés. En arcomed somos conscientes de ello y, fruto de nuestra estrecha colaboración con los profesionales sanitarios, hemos creado una generación de bombas de infusión con múltiples funciones avanzadas, pero con la simplicidad como bandera.

Simplicidad = Trabajo más fácil para el personal de enfermería

Hablar de una bomba de infusión intravenosa de alta tecnología con el calificativo de “simple” puede parecer un contrasentido, especialmente para los profesionales acostumbrados a tener que navegar por interminables menús desplegables para llegar a la función que necesitan, por ejemplo. Pero eso es exactamente lo que hemos hecho con las bombas arcomed Chroma: crear un dispositivo de alta tecnología que es muy sencillo y rápido de utilizar.

  • Una bomba para todas las áreas del hospital. En formato volumétrico y de jeringa, permite cubrir todas las necesidades desde las más simples a las más avanzadas.
  • Una interfaz de usuario sencilla y que se asemeja a algo con lo que todos estamos familiarizados: la pantalla táctil de un smartphone. Pantalla en color de alto contraste, navegación mediante iconos, pantalla de inicio personalizable con la posibilidad de establecer accesos directos a las funciones más utilizadas… Nada de largas esperas o desesperantes pasos de menú en menú. Tocar y actuar.
  • Puede utilizarse con guantes, incluso estando éstos húmedos.
  • No hay que aprender el manejo de muchos modelos distintos. Todas las bombas arcomed Chroma funcionan de la misma manera.
  • Un avanzado sistema de reducción de errores en la medicación, que incluye la posibilidad de reconocimiento por códigos de barras y codificación de fármacos por colores (sólo posible con una pantalla en color como la de nuestras bombas).
  • Límite de presión configurable en saltos de 1 mBar (o 1 mmHg), lo que permite una gran precisión en la programación de las alarmas de oclusión en las áreas neonatales.
  • Chequeo automático de funciones. La propia bomba verifica que está funcionando bien y sin errores.
  • Tamaño y peso reducidos, con asa de transporte incorporada.
  • No es necesario cambiar de bomba si el paciente se mueve de unidad. La bomba puede “seguir” al paciente, lo que implica un importante ahorro de tiempo y de materiales fungibles.
  • Bibliotecas de fármacos personalizables, con límites de dosificación “soft” y “hard”.
  • Identificación automática de tamaño y marca de jeringa (en bombas de jeringa).
  • Inicio de la infusión extremadamente rápido.
  • Posibilidad de conectividad bidireccional, que permite la visualización de parámetros, avisos de errores o dar órdenes a la bomba desde el propio control de enfermería.

Estas funciones y muchas otras garantizan al personal de enfermería un menor tiempo de aprendizaje, una mayor agilidad en el manejo de la bomba y un menor consumo de recursos, al tiempo que garantiza la seguridad y la correcta atención del paciente.