Una falta de nutrientes hace que los pacientes tarden más tiempo en recuperarse y lo hagan con más dificultad. Alimentar mediante una bomba de infusión a los pacientes que por cualquier motivo no puedan ingerir alimentos de forma normal es la solución más eficaz y satisfactoria para su salud.

La nutrición enteral es una técnica en la que se usa una sonda, que va de la boca al estómago para alimentar a pacientes que no pueden ingerir los alimentos por sí mismos. Hoy se sabe que la falta de nutrientes en el cuerpo del paciente hace más lenta y más difícil la recuperación, por lo que la prevención de estas deficiencias alimenticias disminuye el riesgo de complicaciones clínicas.

Desgraciadamente, la mayoría de pacientes graves son incapaces de alimentarse de forma voluntaria, por lo que la terapia nutricional debe llevarse a cabo por vía intravenosa (parenteral) o enteral. Ésta última aporta al intestino nutrientes específicos, es menos costosa y es menos compleja a la hora de ser administrada. La nutrición enteral es más segura al garantizar que el paciente recibe los nutrientes que requiere y reduce los riesgos de complicaciones asociados a otras terapias.

Según la Consejería de Salud de Andalucía, “la nutrición a través de una sonda puede administrarse de forma intermitente o continua dependiendo del estado nutricional previo del paciente, los días de ayuno, el lugar de infusión, el tipo de fórmula elegida, los volúmenes a administrar, la velocidad de infusión, el tipo de sonda utilizada y el periodo de tiempo previsible”.

La elección del formato de la nutrición enteral dependerá del diagnóstico y el tiempo previsto que requerirá este tratamiento

1- Jeringa: la nutrición enteral con jeringa es actualmente el formato menos utilizado porque requiere de una mayor atención por parte del equipo de enfermería y por las dificultades para tragar del paciente.

2. Por gravedad: la administración por gravedad utiliza un goteo, aunque la mezcla puede quedar obstruida en la tubería si la infusión va demasiado lenta y puede causar intolerancias, si se infunden demasiado rápido.

3. Bomba de infusión: la administración por bomba de infusión permite controlar el flujo de infusión de los nutrientes con precisión, por lo tanto, es útil cuando se administran grandes cantidades de alimentación o fórmulas densas con sondas muy finas. Hoy en día, esta técnica está considerada la más idónea en pacientes con patologías digestivas y además es la que mejor se tolera en todo tipo de situaciones.

arcomed es un fabricante líder de tecnología de infusión con más de 40 años de experiencia; nosotros siempre nos hemos preocupado de entender las necesidades de los pacientes y dar respuesta a los retos actuales de la práctica clínica. La bomba ENTERAL CHROMA proporciona un alto nivel de seguridad: se trata de un dispositivo médico de clase llb, para nutrición enteral y es fácil de usar, en línea con los protocolos de infusión para la nutrición enteral.