La movilidad del paciente, salvo que el médico prescriba lo contrario, es un elemento básico en su recuperación durante un ingreso hospitalario. En muchas operaciones de traumatología, como la implantación de prótesis de cadera, la movilización del paciente comienza en el mismo quirófano.

Además de ser parte de la recuperación física, la movilidad del paciente tiene importantes repercusiones psicológicas en el mismo. Las largas horas de ingreso hospitalario son más llevaderas si el paciente puede levantarse y caminar, tanto en su propia habitación como fuera de ella si es posible. Además, previene la aparición de complicaciones derivadas de largos periodos de inmovilidad, especialmente en el aparato circulatorio, además de estimular la producción de endorfinas que mejoran su estado de ánimo. Por estos motivos los médicos fomentan la deambulación en cuanto el estado de salud del paciente lo permite.

Además, el hecho de salir de su habitación permite que el paciente pueda relajarse cuando está compartiendo habitación con otros pacientes, que además suelen estar acompañados de sus familiares. Para muchos pacientes, encontrarse en una habitación con personas desconocidas puede resultar estresante.

Las bombas arcomed Chroma y la movilidad del paciente

Cuando el paciente está recibiendo medicación por vía intravenosa, algo que forma parte de la rutina de casi todos los pacientes ingresados, y ésta se administra mediante una bomba de infusión la movilidad puede resultar un problema, sobre todo si se utilizan bombas obsoletas. El peso, el tamaño y la poca autonomía de las mismas pueden ser una traba para la movilidad del paciente.

Las bombas de infusión arcomed Chroma han sido diseñadas pensando también en esta circunstancia. Su reducido tamaño y peso hacen que puedan montarse en un soporte y moverse sin esfuerzo, algo a lo que también contribuye su asa de transporte incorporada.

Hay dos características fundamentales de las bombas arcomed Chroma que ayudan mucho a que el paciente pueda moverse con ellas: la prolongada autonomía que proporcionan sus baterías, de hasta 10 horas, y la capacidad de cambiar de perfil de unidad clínica de forma sencilla, ya que existe otro tipo de movilidad; la derivada de la necesidad de realizar pruebas diagnósticas, paso de UCI a planta, de recuperación posoperatoria a planta o UCI, etc. En estos casos no es necesario cambiar de bomba, ya que las bombas arcomed Chroma pueden realizar todas las funciones que se requieren de una bomba de infusión en un hospital. Una única bomba tiene la capacidad de acompañar al paciente en toda su estancia hospitalaria, sea cual sea la unidad en la que se encuentre en cada momento.

En arcomed, como fabricantes dedicados exclusivamente a la tecnología de infusión, estamos en un continuo proceso de investigación y desarrollo tecnológico, pero nunca olvidamos nuestra razón de ser: la seguridad y comodidad del paciente.

Bienvenidos al mundo de arcomed. La infusión del futuro ya es una realidad.