Cuando un paciente no puede alimentarse por sí mismo ni con ayuda, bien por estar inconsciente o porque la patología que presenta lo impide, es necesario recurrir a una fórmula de nutrición artificial que permita a la persona disponer de los nutrientes básicos para seguir con vida.

Existen dos tipos diferentes de nutrición artificial: la nutrición enteral y la nutrición parenteral o intravenosa.

Nutrición enteral

La nutrición enteral se realiza mediante la inserción de una sonda nasogástrica u orogástrica, de forma que un extremo queda en el exterior (bien a través de una fosa nasal o de la boca) y el otro en distintas partes del tubo digestivo (estómago, duodeno o yeyuno), de tal modo que se suprimen las etapas oral y esofágica de la digestión, colocando los nutrientes directamente en la zona del tracto intestinal donde pueden ser absorbidos. Es un requisito indispensable que el tracto digestivo del paciente siga siendo funcional y capaz de procesar y absorber esos nutrientes.

Este tipo de nutrición se utiliza cuando el paciente no puede alimentarse por vía oral de forma voluntaria, bien por alguna patología o por haber sido sometido a algún procedimiento quirúrgico que lo impide. Dentro de la nutrición enteral existen dos tipos:

La nutrición enteral a débito discontinuo implica la infusión del alimento en intervalos libres de tiempo. Por ejemplo, se puede administrar los nutrientes con una jeringa – sin necesidad de un elemento mecánico que propulse el alimento.

La nutrición enteral a débito continuo requiere la infusión gástrica de los alimentos de forma constante y a través de un proceso mecánico usando una bomba de infusión enteral. Este tipo de alimentación enteral evita la sobrecarga del aparato digestivo mejorando la absorción de nutrientes.

Nutrición parenteral

La nutrición parenteral consiste en la infusión de una combinación de nutrientes por vía intravenosa, directamente en el torrente sanguíneo del paciente. Estos nutrientes son una combinación de azúcares, sales, vitaminas, aminoácidos y oligoelementos que se preparan en los departamentos de farmacia hospitalaria según las características del paciente y sus necesidades.

La infusión puede realizarse por vía central o periférica, siendo altamente recomendable el uso de una bomba de infusión para el adecuado control del flujo y la detección de posibles obstrucciones en la vía.

Soluciones arcomed

Las necesidades de nutrición artificial también son cubiertas por las bombas de la serie Chroma de arcomed. En el caso de la nutrición enteral, con un modelo y una gama de fungible con conexiones EnFit específicamente diseñados para este propósito.

En el caso de la nutrición parenteral, las bombas volumétricas Chroma de arcomed están preparadas para proporcionar una infusión intra-venosa de nutrientes precisa, eficaz y segura mediante sistemas de infusión con filtros específicos para este tipo de soluciones.