Cuando hablamos de tecnología médica de vanguardia, tendemos a pensar en aparatos complejos, difíciles de manejar y que requieren de un importante periodo de adaptación y aprendizaje por parte del personal que tiene que manejarlas. En el caso de las bombas de infusión arcomed hemos trabajado duro y formando equipo con los profesionales clínicos para conseguir lo que parecía imposible: un dispositivo con la tecnología más avanzada que se maneja de forma sencilla e intuitiva.

El tiempo es oro en un hospital

Efectivamente, el factor tiempo es determinante, tanto en la atención a un paciente en estado grave o crítico, donde cada segundo cuenta, como desde la perspectiva económica: los recursos de personal son limitados, por lo que cuanto más tiempo necesite una persona para familiarizarse con un dispositivo y aprender a manejarlo, más tiempo estaremos restando a la disponibilidad de esa persona para atender a pacientes.

Una situación que se da en muchos hospitales es la disparidad de tecnologías, fabricantes y modelos de bombas de infusión en cada área del hospital. Nos encontramos con que cada área tiene “su” bomba, configurada para sus necesidades específicas, lo que implica que si el paciente, como suele ser habitual, pasa por distintas áreas (urgencias, quirófano, reanimación, UCI, planta, etc.) tendrá que ser desconectado y reconectado a bombas distintas. Esto supone pérdidas de tiempo y mayor gasto en materiales fungibles.

Además, el personal encargado del manejo de las bombas puede estar familiarizado con unos modelos pero no con otros, lo que dificulta la movilidad entre áreas en caso de necesidad, ya que tendrá que aprender el manejo de un modelo de bomba totalmente diferente al que está acostumbrado a utilizar.

Bombas de infusión arcomed: Todo en uno = ahorro de tiempo

En el diseño de las bombas de infusión arcomed Chroma se tuvo muy en cuenta el factor tiempo. Teníamos claro que existía una demanda de estandarización que no estaba bien cubierta por el mercado, lo cual suponía todo un desafío tecnológico y de diseño. Y lo conseguimos. Con sólo dos modelos de bomba (volumétrica y de jeringa), las bombas de infusión arcomed Chroma pueden cubrir las necesidades de cualquier área del hospital, desde las más sencillas hasta las más avanzadas: modelos farmacocinéticos TCI, anestesia total intravenosa (TIVA), anestesia epidural PIEB, analgesia controlada por el paciente (PCA), modo relevo, bolo tocolítico, bibliotecas de fármacos, identificación de fármacos por colores, comunicación inalámbrica entre bombas, conectividad con el sistema PDMS del hospital…

Esto supone, además del ahorro de costes en mantenimiento, fungibles y economía de escala, importantes ahorros de tiempo:

  • Las bombas de infusión arcomed Chroma disponen de sistemas de inicio rápido de la infusión.
  • La navegación por las diferentes opciones de configuración se realiza mediante iconos en una pantalla táctil, igual que en un teléfono móvil o una tablet. Se acabó el farragoso sistema de tener que estar buscando por distintos menús hasta llegar a la opción correcta. Basta tocar y actuar.
  • La misma bomba puede acompañar al paciente en diferentes áreas del hospital, reconfigurándose con sólo tocar en el icono correspondiente.
  • La comunicación inalámbrica entre bombas evita tener que introducir los datos del paciente en cada una de ellas, por ejemplo cuando se usan en modo TCI en quirófano.
  • Independientemente de dónde se estén usando, todas las bombas de infusión arcomed Chroma disponen de idéntico interfaz de usuario. Esto implica que el personal no tiene que aprender el manejo de bombas de distintos modelos y fabricantes.

Todo esto redunda en el ahorro del recurso más valioso que existe en un hospital: el tiempo. arcomed está a la vanguardia de la tecnología de infusión. Estamos en disposición de ofrecer a los hospitales la tecnología del futuro hecha presente.