Desde la generalización de la analgesia epidural en las salas de partos, el momento de dar a luz ha ganado en confort y reducción de la ansiedad de la mujer que acude al hospital, ya que sabe que, por lo general y si no surgen complicaciones, no tendrá que sufrir fuertes dolores. No obstante, la técnica no ha dejado de evolucionar y hoy, gracias a los avances tecnológicos de las bombas de infusión, los hospitales disponen de alternativas a la analgesia epidural tradicional. Hablamos de la PIEB (Programmed Intermitent Epidural Bolus) o bolo epidural intermitente programado.

La principal diferencia entre la PIEB y la técnica epidural tradicional radica en que la infusión del fármaco analgésico se realiza automáticamente por la bomba de infusión mediante la administración de bolos intermitentes, cuyo volumen e intervalo entre bolos es determinado por el anestesista.

Esta técnica permite utilizar la cantidad necesaria de fármaco dosificándola de un modo mucho más preciso que en la analgesia epidural convencional, al tiempo que la propia paciente puede solicitar bolos adicionales o éstos pueden administrarse manualmente si es necesario. En cualquiera de estos casos la bomba de infusión controla que no se sobrepasen los límites de dosificación e incluso establece un tiempo de bloqueo tras la administración de un bolo de medicación.

Las ventajas de la PIEB abarcan desde el propio momento del parto, en el que la paciente puede tener cierto control sobre su propio dolor, a la utilización de cantidades menores de fármacos, lo que redunda en tiempos de recuperación más rápidos y menos complicaciones post-analgesia.

PIEB en las bombas de infusión arcomed

Una de las grandes ventajas de las bombas de infusión arcomed Chroma es que no es necesario utilizar un modelo distinto de bomba para la administración de analgesia epidural en modo PIEB. Conectando el mando de paciente PCA a las mismas bombas que se utilizan para la infusión intravenosa, estas pueden ser configuradas en modo PIEB de una forma sencilla, gracias a su interfaz basado en iconos (igual que los smartphones o los ordenadores modernos) y su pantalla táctil en color de alto contraste.

Esto supone, además, una ventaja económica para el hospital: el parque de bombas necesario para atender todas las necesidades es menor. Las bombas arcomed Chroma pueden realizar todas las funciones necesarias, por lo que es fácil mover bombas de un área a otra si se precisa o utilizar la misma bomba acompañando al paciente en su circuito dentro del hospital. Obviamente esto también reduce las necesidades de bombas de reserva y espacio de almacenamiento para las mismas.

En arcomed trabajamos día a día para incorporar las últimas novedades tecnológicas. Las bombas arcomed Chroma son el resultado de ese trabajo, realizado en estrecha colaboración con los profesionales clínicos, para ofrecer a los hospitales el futuro de la infusión hecho realidad.