En arcomed somos conscientes de que un hospital vive un conflicto permanente entre la mejora de la calidad asistencial y el ahorro de costes. La estandarización en un hospital es una de las claves que permiten conjugar ambas cosas para que los pacientes salgan beneficiados al tiempo que el hospital optimiza al máximo sus recursos.

Las bombas de infusión intravenosa son uno de los dispositivos más utilizados en cualquier hospital, estando presentes en prácticamente todas las áreas. El incremento de su uso ha hecho que la situación en muchos hospitales diste mucho de ser óptima: Es habitual disponer de un parque de bombas de diferentes modelos, diferentes fabricantes y (en muchos casos) con funciones distintas para cada área. El incremento de la presión asistencial y del número de pacientes atendidos hace que las bombas se hayan ido comprando por lotes según las necesidades, con lo que también nos encontramos con diferentes tecnologías, algunas de ellas obsoletas.

Todo esto, lejos de ahorrar costes, supone todo lo contrario: Los costes de mantenimiento se disparan, la disparidad de funciones y tecnologías obliga a tener un parque de bombas en reserva para atender los picos de demanda mayor del necesario y el personal debe aprender y acostumbrarse al funcionamiento y manejo de cada modelo, lo que repercute en mayor inversión en tiempo. No es raro que cuando el personal de enfermería cambia de área se encuentre con un modelo de bomba de infusión que no conoce y debe aprender a manejar.

La estandarización en un hospital según la filosofía de arcomed

En arcomed proponemos un sistema de estandarización en un hospital extremadamente sencillo. Dos modelos de bomba (volumétrica y de jeringa) pueden adaptarse a los requerimientos de cualquier área del hospital, desde quirófano a oncología, sala de partos, urgencias, UCI o planta de hospitalización.

Utilizando la última tecnología en infusión intravenosa, arcomed ha desarrollado un sistema de estandarización en un hospital al que denominamos Pump Pooling System (PPS).

Gracias a nuestro concepto Todo-En-Uno, las bombas arcomed pueden cambiar de área del hospital y reconfigurarse automáticamente de una forma muy sencilla. Así, una bomba puede “seguir” al paciente en su movimiento por distintas áreas, lo que además supone un importante ahorro de costes en material fungible.

Veamos un ejemplo: Un hospital que dispone de 200 bombas de infusión de 3 fabricantes distintos y de hasta 14 tipos diferentes requiere la adquisición de 20 bombas adicionales, con lo que aumentaría el parque a 220 (posiblemente repartidas entre distintos tipos). La estandarización en un hospital que proponemos con el PPS permite asegurar la misma disponibilidad con sólo 2 modelos de bombas arcomed, por lo que las necesidades de contar con bombas de reserva bajan drásticamente: 165 bombas arcomed pueden cubrir las mismas necesidades que 220 bombas convencionales, con la ventaja del ahorro de espacio de almacenaje, gasto de mantenimiento, fungibles y tiempo de aprendizaje.

En arcomed creemos firmemente que la estandarización en un hospital es una medida necesaria para reducir el estrés económico. Nuestro Pump Pooling System es una contribución decisiva en este campo.