La digitalización es algo presente en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Realizamos una parte importante de nuestra vida en las redes sociales, para gran parte de la población es difícil concebir la vida diaria sin un smartphone, los coches, las casas e incluso las ciudades son cada vez más ‘inteligentes’. Por tanto, es inevitable (y necesario) que los avances tecnológicos y la digitalización lleguen también al ámbito de la salud. Hablamos del concepto de eHealth como la nueva revolución digital aplicado al ámbito del cuidado de la salud.

La digitalización ha ido penetrando poco a poco en la vida hospitalaria. Hoy, la mayoría de los hospitales cuentan con historias clínicas electrónicas accesibles para cualquier médico autorizado desde cualquier terminal conectado a la red. Del mismo modo, el diagnóstico por imagen se realiza mayoritariamente en formato digital, de modo que las tradicionales radiografías en film son cada vez más una rareza.

PDMS: Un paso más en la eHealth

Son muchos los hospitales, especialmente los grandes centros, que cuentan con el sistema PDMS (Patient Data Management System) que gestiona todos los datos del paciente ingresado: prescripciones de medicación, resultados de pruebas diagnósticas y analíticas, informes médicos… Además, los sistemas PDMS más modernos permiten la captura de datos de monitorización en tiempo real, como monitores cardíacos, pulsioximetría, presión arterial o, en el caso de las bombas arcomed, los datos y alarmas proporcionados por los equipos de infusión a través de las cuales el paciente está recibiendo medicación.

Esto permite a los profesionales sanitarios optimizar al máximo la atención al paciente ingresado, mejorando el tiempo de respuesta ante cualquier eventualidad (algo especialmente importante en los pacientes ingresados en UCI) y permitiendo ahorros importantes de tiempos muertos y desplazamientos innecesarios. De hecho, algunos hospitales punteros en eHealth ya se plantean implantar el concepto de “UCI sin paredes” en el que el paciente está ingresado en planta, cerca de sus familiares (lo que ayuda a su confort psicológico y favorece su recuperación) y monitorizado a distancia exactamente igual que si se encontrara en una UCI física. Esto no significa la desaparición de la UCI tradicional, especialmente en pacientes críticos, pero sí es un avance que permite controlar de forma mucho más confortable a los pacientes que precisen de constante monitorización, pero no se encuentren en estado crítico.

¿Qué nos depara la eHealth en el futuro?

Son innumerables los avances que, casi cada día, se presentan en el campo de la eHealth. El perfeccionamiento de los dispositivos y sensores wearables permitirá en poco tiempo que la hospitalización a domicilio cobre mucho más protagonismo (con la consecuente reducción de costes para los hospitales, además de mejorar el confort del paciente) ya que todos sus parámetros vitales podrán ser controlados de forma remota, al igual que la administración de fármacos por cualquier vía, estableciendo contacto con el médico por videoconferencia cuando sea necesario. No olvidemos que, en muchos casos, la hospitalización de un paciente responde a la necesidad de administrarle medicación intravenosa y a la monitorización de su recuperación, sin que se encuentre en una situación de riesgo vital (por ejemplo, en muchos ingresos post-quirúrgicos).

Esto es sólo un adelanto de lo que está por venir. La eHealth, combinada con el uso de algoritmos de inteligencia artificial y la miniaturización de sensores (que podrán ser implantados en el cuerpo del propio paciente) permitirá no sólo la monitorización, sino también la detección precoz de enfermedades y/o complicaciones, lo que permitirá a los médicos actuar de forma preventiva antes de que la situación se convierta en urgente. La dosificación personalizada de medicación, la robotización (ya presente en muchos quirófanos), los avances en ingeniería genética y, en general, la implantación de nuevas tecnologías, están llamados a cambiar completamente el concepto de hospital tal y como ahora lo conocemos.

En arcomed somos líderes en tecnología de infusión y, por tanto, no somos ajenos a esta revolución. Nuestras bombas presentan hoy muchas características que eran impensables hace pocos años, y seguimos trabajando en investigación y desarrollo de nuevos conceptos, siempre de la mano de los profesionales sanitarios, para proporcionar al paciente nuevas cotas de confort, seguridad y atención personalizada.