Las bombas de infusión son uno de los dispositivos médicos más utilizados en las diferentes áreas de un hospital moderno. Precisamente por este motivo, no están exentas de errores en su uso. Habitualmente en un hospital coexisten distintos modelos de bombas – a menudo pertenecientes a distintos fabricantes – lo que dificulta al personal sanitario el aprendizaje de su manejo correcto.

En una publicación de la SENSAR (Sistema Español de Notificación en Seguridad en Anestesia y Reanimación), se documenta un error de programación de una bomba TCI (Target Controlled Infusion, o Infusión Controlada por Objetivo) durante un procedimiento quirúrgico de recambio valvular aórtico. En dicha cirugía el anestesista inició una perfusión de remifentanilo usando una bomba TCI previamente programada con el modelo TCI Minto , específico para este fármaco. Sin embargo, la bomba dio un error al iniciar la infusión y tuvo que ser velozmente reemplazada por otra, que se programó de nuevo para reanudar la perfusión sin demora, antes de que la interrupción de la infusión del fármaco analgésico pudiera provocar algún efecto en el paciente, sometido ya a estímulo quirúrgico. Durante la cirugía el paciente mostró problemas de hipotensión que hicieron sospechar al anestesista que podría haberse producido un error en la programación. Tras la revisión de la bomba TCI, se comprobó que se había programado erróneamente para infusión con un algoritmo TCI para propofol en lugar de remifentanilo.

En su publicación, SENSAR recuerda que existen otros casos documentados de errores en la programación, y hace hincapié en un aspecto fundamental: la interfaz que el profesional debe utilizar para seleccionar el modelo de infusión adecuado en la bomba. Literalmente, el informe dice que “En el diseño de estos dispositivos llama la atención el escaso progreso habido en la interfaz de usuario de las bombas de TCI desde que aparecieron los primeros aparatos. Frecuentemente se trata de dispositivos con pantallas reducidas y monocromas, en los que la información se muestra de forma abigarrada o compleja, con letra de pequeño tamaño, y sin obligatoriedad de comprobación paso a paso de los parámetros programados antes del inicio de la infusión”

La solución arcomed: Simplicidad y tecnología avanzada

El diseño de las bombas arcomed es fruto de nuestra experiencia como fabricantes dedicados únicamente a la tecnología de infusión desde 1974 y de nuestra estrecha colaboración con los equipos médicos y de enfermería. Siendo conscientes de su preocupación por minimizar al máximo los errores en la administración de medicación, también sabemos que el ritmo, a veces frenético, de trabajo en unidades como UCI, quirófanos, sala de partos o Urgencias exige que los dispositivos de infusión sean sencillos de manejar y estén diseñados para evitar errores humanos.

La serie Chroma de arcomed reúne todas estas características y constituye en sí misma una revolución en el concepto de infusión:

En primer lugar, porque gracias a nuestro All-in-OneCONCEPT™ reducimos enormemente el número de modelos de bombas necesarias en un hospital, bastando con sólo dos (una volumétrica y una de jeringa que comparten el mismo interfaz y filosofía de manejo) para la inmensa mayoría de las aplicaciones, incluyendo las más complejas como TCI, TIVA, PIEB…

Además, las bombas arcomed tienen una gran pantalla táctil en color y de alta visibilidad que muestra en todo momento el nombre del fármaco que se está utilizando. Su programación es muy sencilla al prescindir de los clásicos menús y funcionar mediante iconos.

Por último, las bombas arcomed disponen de sistemas adicionales de seguridad para que el paciente correcto reciba el fármaco correcto en la dosis correcta, momento correcto y vía correcta. Todo ello, junto con la identificación de fármacos con códigos de color, la posibilidad de verificación de los parámetros de infusión mediante la lectura de códigos de barras y la posibilidad de control centralizado y de comunicación inalámbrica, hacen de las bombas arcomed un referente mundial en tecnología para garantizar la seguridad del paciente y la tranquilidad del personal que le atiende.

Publicación de SENSAR: “Programación errónea de una bomba TCI. Caso SENSAR del trimestre”.