La tecnología avanzada forma parte de nuestra vida cotidiana en casi todos los ámbitos. Es difícil ser consciente de la rapidez con la que la electrónica ha evolucionado en las últimas dos décadas, hasta el punto de que aparatos que hace 10 años eran tecnología punta hoy nos parecen cacharros obsoletos.

La evolución de la tecnología de infusión no ha sido ajena a este desarrollo acelerado; de hecho se ha beneficiado de la capacidad de miniaturización de la industria electrónica para incorporar más y mejores funciones avanzadas a las bombas de infusión. Arcomed ha estado siempre en la vanguardia de la innovación en tecnología de infusión, abriendo un mundo de nuevas posibilidades para los profesionales médicos que eran casi ciencia-ficción hace unos años. Para entender mejor esta evolución, vamos a compararla con los cambios que ha experimentado un aparato que todos llevamos con nosotros: el teléfono.

Evolución del teléfono y de la tecnología de infusión

Contrariamente a la creencia popular, no fue Alexander Graham Bell quien inventó el teléfono, sino que fue el primero en patentarlo en 1876. En realidad el honor de inventar el primer teléfono corresponde a Antonio Meucci en 1871, pero no pudo patentarlo debido a dificultades económicas.

Durante casi un siglo el teléfono fue un dispositivo electromecánico. Aunque quizá los más jóvenes no lo recuerden, hasta hace 40 años los antiguos teléfonos analógicos de disco eran la norma. Estos teléfonos, a los que llamaremos “generación 0”, eran versiones modernizadas del invento de Meucci.

Del mismo modo, las primeras bombas de infusión eran también dispositivos electromecánicos, que permitían mantener un flujo constante y predeterminado de infusión de fármacos y poco más. Al igual que los teléfonos primitivos, eran dispositivos grandes y pesados, y su uso estaba restringido a áreas determinadas de los hospitales.

La llegada de la tecnología digital revolucionó el mundo que conocíamos hasta ese momento. Veamos una tabla comparativa de la evolución de la tecnología telefónica y la tecnología de infusión en sus diferentes generaciones:

Generación Teléfonos Bombas de infusión
0 Dispositivos electromecánicos, analógicos, sólo permiten hacer y recibir llamadas. Dispositivos electromecánicos, analógicos, sólo permiten definir un flujo de infusión.
1 Telefonía digital. Primeros teléfonos móviles. Incoporan más funciones, pantallas monocromo, permiten enviar mensajes SMS y almacenar una lista de contactos. Dispositivos electrónicos, más ligeros, con controles más avanzados de la infusión y alarmas de interrupción o bloqueo de la infusión.
2 Telefonía móvil con las primeras conexiones a internet (muy lentas). Primeros móviles con cámara de fotos. Pantallas no táctiles, navegación basada en menús. Primeras ‘smartpumps’ propiamente dichas. Incorporan pantallas monocromo no táctiles, navegación por menús, sistemas de reducción de errores de medicación (DERS) y pueden conectarse al sistema de gestión del hospital (PDMS) o con otros dispositivos. Capaces de almacenar y gestionar modelos farmacocinéticos (TCI-TIVA). Incorporan bibliotecas de fármacos.
3 Smartphones con cámara, pantalla táctil en color, GPS, navegación mediante iconos, conexión a internet de alta velocidad, posibilidad de videollamada y descarga y uso de apps móviles. All in one: Un solo dispositivo de reducido tamaño permite satisfacer todas las necesidades de comunicación, incluso las más avanzadas. Smartpumps avanzadas con alta tecnología de infusión (arcomed Chroma). Pantalla táctil en color, navegación mediante iconos, comunicación bidireccional inalámbrica con otras bombas o la red del hospital, gestión a distancia, tamaño y peso reducidos, baterías de larga duración, pantalla de inicio configurable, concepto All-In-One: Una sóla bomba de infusión para todas las áreas del hospital.

Como podemos ver, hay un paralelismo entre la evolución de la tecnología de infusión y la tecnología de los ‘smartphones’. Pero la evolución no se detiene y sigue su curso, y del mismo modo que la próxima generación de smartphones promete avances como las pantallas o dispositivos flexibles, la monitorización automática de parámetros de salud mediante dispositivos “wearables” o la inteligencia artificial que los convierta en auténticos asistentes capaces de tomar decisiones en función de nuestras necesidades, en arcomed estamos muy atentos al desarrollo tecnológico para incorporar a nuestras bombas todas las innovaciones que permitan a los hospitales y a los profesionales que trabajan en ellos ser más eficaces al tiempo que ofrecen mayores prestaciones, seguridad y confort al paciente.

Bienvenidos al mundo de arcomed. Bienvenidos al futuro.