Aunque las bombas de infusión son uno de los dispositivos médicos más seguros utilizados en las diferentes áreas de un hospital moderno, no están exentas de los errores de medicación. Habitualmente las bombas de un hospital son de múltiples modelos y fabricantes distintos, lo que dificulta al personal sanitario el aprendizaje de su manejo correcto, ya que las bombas de cada fabricante usan interfaces de usuario distintos para su programación y puesta en funcionamiento, lo que puede llevar fácilmente a confusión por parte del personal que debe manejarlas.

El Sistema Español de Notificación en Seguridad en Anestesia y Reanimación (SENSAR) ha recordado en varias publicaciones, en las que se exponen casos documentados de errores de medicación derivados de una programación errónea de las bombas de infusión, en la programación, un aspecto fundamental: la interfaz que el profesional debe utilizar para seleccionar el modelo de infusión adecuado en la bomba. Literalmente, SENSAR dice que “En el diseño de estos dispositivos llama la atención el escaso progreso habido en la interfaz de usuario de las bombas de TCI desde que aparecieron los primeros aparatos. Frecuentemente se trata de dispositivos con pantallas reducidas y monocromas, en los que la información se muestra de forma abigarrada o compleja, con letra de pequeño tamaño, y sin obligatoriedad de comprobación paso a paso de los parámetros programados antes del inicio de la infusión”

Sistema DERS (Drug Error Reduction System) de arcomed para prevenir errores de medicación

En arcomed estamos firmemente comprometidos con la reducción de errores de medicación. Por ello nuestras bombas Chroma incorporan un conjunto de medidas de seguridad al que denominamos DERS:

  • Visualización: Una gran pantalla táctil en color de alto contraste, que permite la visualización de todos los parámetros de infusión en cualquier condición de luminosidad.

 

  • Simplicidad de uso. Cuanto más sencillo de usar es un dispositivo, más difícil es equivocarse. Nuestras bombas prescinden de los menús desplegables e incorporan una navegación mediante iconos mucho más intuitiva y que se maneja con un solo dedo.

 

  • Identificación de fármacos por colores: El hecho de tener una pantalla en color nos permite dotar a nuestras bombas de un sistema de etiquetado de fármacos por colores idéntico al que se usa en el hospital. Así, cuando se selecciona un fármaco, la bomba muestra el código de color correspondiente, lo que permite verificar con la etiqueta del fármaco que éste es el correcto de un simple vistazo.

 

  • Bibliotecas de fármacos con límites “blandos” y “duros” que evitan la sobredosificación accidental por un error de programación.

 

  • Comunicación inalámbrica entre bombas, que permite introducir los parámetros de un paciente que está recibiendo varias medicaciones a la vez (algo habitual en UCI o quirófano) en una sóla bomba, que luego comunica estos datos al resto.

 

  • Modo relevo: En los pacientes en los que la medicación no puede ser interrumpida en ningún momento, las bombas pueden trabajar en modo relevo, de tal modo que cuando una medicación está acabándose ya hay otra bomba con la misma medicación que toma el relevo automáticamente.

 

  • Autodiagnóstico. Las bombas arcomed Chroma ejecutan autodiagnósticos y avisan de cualquier problema de funcionamiento.

 

Todas estas funciones de alta tecnología nos permiten ofrecer a los hospitales unas bombas de infusión plenamente seguras, pensadas para que la seguridad del paciente esté siempre en primer lugar. Todo ello con la precisión y fiabilidad suiza que nos caracteriza desde 1974.