La anestesia PIEB (Programmed Intermitent Epidural Bolus, o Bolo Epidural Intermitente Programado) es una técnica de anestesia epidural que está ganando cada vez mayor relevancia en las salas de partos de los hospitales de todo el mundo, además de en las intervenciones en quirófano en las que se utiliza este tipo de anestesia.

¿Qué es la anestesia epidural?

La anestesia epidural consiste en la infusión de un agente anestésico local en el espacio epidural de la columna vertebral del paciente mediante una punción y, si procede, la introducción de un catéter. Actúa suprimiendo el dolor en los nervios alcanzados por el anestésico. Dado que la médula espinal es el origen de las raíces nerviosas que inervan todo el cuerpo, dependiendo de la altura a la que se aplique la anestesia, ésta ejercerá su efecto en distintas zonas.

La zona más común de aplicación de anestesia epidural es la zona lumbar, lo que permite minimizar el dolor del parto y la ansiedad de la madre, además de permitir otra clase de intervenciones quirúrgicas en los miembros inferiores, genitales y pelvis.

Se trata de un procedimiento de uso ampliamente extendido en los partos, excepto que esté contraindicado por alguna razón.

Aunque sus primeros ensayos se remontan a finales del siglo XIX, se considera al médico miliar español Fidel Pagés como el inventor de esta técnica, al empezar a desarrollarla en 1922. Sin embargo, no fue hasta 1942 cuando empezaron a utilizarse en los partos procedimientos de infusión continua mediante punción epidural, que tardaron décadas en generalizarse.

¿Qué es la anestesia PIEB?

Como su propio nombre indica, la anestesia PIEB es un procedimiento de anestesia epidural en el que la administración de los fármacos anestésicos se realiza de forma intermitente mediante la administración de bolos a intervalos preprogramados, combinada con la posibilidad de que la paciente pueda demandar bolos adicionales si siente dolor.

La anestesia epidural mediante PIEB requiere del uso de una bomba de infusión preparada para este tipo de procedimiento (como las bombas Chroma de arcomed) que debe incorporar además un pulsador para demandar bolos de paciente.

¿Cómo se realiza la anestesia PIEB?

Una vez insertado el catéter, normalmente se administra un bolo de forma manual, que sirve de dosis de carga para el establecimiento de la anestesia epidural. Después, la bomba administrará los bolos del volumen deseado en los intervalos programados. Después de la administración de cada bolo hay un tiempo de bloqueo en el que no se administran bolos a demanda del paciente aunque sí pueden administrarse por decisión del equipo clínico. Una vez finalizado el tiempo de bloqueo, la bomba permitirá la administración de bolos de paciente, siempre teniendo en cuenta los límites de dosificación fijados para cada fármaco.

PIEB vs anestesia epidural tradicional

Multitud de estudios clínicos han demostrado que la anestesia PIEB resulta más ventajosa, tanto para el paciente como para el hospital, que la anestesia epidural clásica. Sus principales ventajas son las siguientes:

  • Reducción en el consumo de fármacos anestésicos
  • Menores peticiones de bolo manual
  • Mayor confort y bienestar del paciente
  • Menor tiempo de recuperación
  • Reducción importante de los efectos secundarios, especialmente a nivel motor.

Todo esto redunda en una mejor experiencia para el paciente, al tiempo que supone un ahorro de costes, tanto en medicación como en tiempo (reanimación, prolongación de la hospitalización por posibles efectos adversos, etc) mientras se garantiza la máxima seguridad.