La anestesia en pacientes obesos, especialmente aquéllos con obesidad de grado 3 (obesidad mórbida, es decir con un índice de masa corporal superior a 40) supone un auténtico desafío para todo el equipo quirúrgico, incluyendo los especialistas en anestesiología.

Las especiales circunstancias del paciente obeso requieren de la adaptación de equipos y técnicas, desde las instalaciones físicas del propio quirófano a las técnicas quirúrgicas y anestésicas empleadas.

Además de las dificultades de manejo derivadas del peso y volumen corporal, lo que requiere un quirófano especialmente adaptado y un equipo entrenado para tratar a este tipo de pacientes, el paciente obeso, según su grado, suele presentar comorbilidades (hipertensión, diabetes mellitus, síndrome de apnea-hipopnea del sueño, dislipemia, arterioesclerosis, enfermedades cardiovasculares, disfunciones musculoesqueléticas…) Todo esto puede llevar a un grado de inflamación crónica sistémica y estado protrombótico. Adicionalmente, no es raro que la anestesia en los pacientes obesos sea más compleja por dificultades en la vía aérea.

Estos y otros factores pueden llevar al equipo médico a decidirse por la anestesia total intravenosa (TIVA).

Anestesia en pacientes obesos: Fármacos y modelos TCI para TIVA

El propofol es uno de los fármacos más usados en inducción y mantenimiento de anestesia total intravenosa (TIVA) en pacientes obesos, comúnmente en combinación con otros fármacos. Si el equipo quirúrgico opta por usar TIVA una vez analizadas las características del paciente, utilizar un modelo farmacocinético de infusión controlada por objetivo (TCI) permite asegurar que la concentración tisular de propofol y otros fármacos usados en la anestesia sea la correcta, algo que en el paciente obeso supone un desafío en sí mismo por las comorbilidades que puede presentar, que en muchos casos dificultan el cálculo de las concentraciones objetivo.

De hecho, si utiliza alguno de los modelos clásicos TCI para propofol, el anestesista deberá realizar cálculos adicionales de ajuste en la dosificación, ya que habitualmente no están diseñados para anestesia en pacientes obesos.

Para evitar esto, las bombas Chroma de arcomed ofrecen en exclusiva el modelo farmacocinético Cortínez-Sepúlveda para el uso de propofol en paciente obeso (hasta 200 kg) que ahorra tiempo en cálculos y ofrece unas concentraciones reales mucho más ajustadas a las predichas, habiendo demostrado su superioridad a otros modelos TCI en distintas publicaciones clínicas.

La posibilidad de disponer de este modelo TCI constituye una de las características avanzadas de las bombas arcomed Chroma, combinando la facilidad de uso con la versatilidad que caracterizan a nuestras bombas, de modo que una vez finalizado el uso en quirófano la misma bomba puede ser utilizada en reanimación o en planta, simplemente cambiando de modo a través de su pantalla táctil.

En arcomed trabajamos continuamente para ofrecer a profesionales y pacientes la tecnología más avanzada, incluso en los casos más complejos.

 

Comunicación bidireccional Arcomed

Contacte con nosotros

 

O prefieres dejarnos tus datos:

Envíenos un mensaje para pedir presupuestos o solventar dudas.









He leído y acepto la política de privacidad

Se ha enviado con éxito. En breves nos pondremos en contacto contigo

Comunicación bidireccional Arcomed

Contact us

 

Or you prefer to leave us your contact:

Send us a message to request quotes or resolve doubts.









I have read and accept the privacy policy

It has been successfully sent. We will contact you soon.